Visión 6 - Ceremonia de Ayahuasca

Vision-6-Ceremonia-de-Ayahuasca
 

Esta es una ceremonia de ayahuasca en la casa de un vegetalista de nombre Vicente Silvano, ubicado en un pequeño asentamiento de la selva llamado Brazil. A la izquierda hay varios hombres, mujeres y jóvenes esperando a que la Ceremonia comience. Vemos a las personas que traen niños con “mal aire”, o con enfermedades que normalmente no pueden ser sanados por los doctores o la medicina occidental, pero que son curados con la ayuda de las plantas maestras.

Están haciendo bromas y contando historias acerca de la yakuruna, el delfín rosa, la ChullachakielTunchi, y la Sachamama, el tigre negro, las sirenas y sobre las experiencias maravillosas que han tenido en su vida cuando el mundo espiritual ha tocado el mundo físico.

No hay ninguna persona que no tenga algo que contar a los otros. Por ejemplo, algunos relatos de cuando han sido curados, o de las plantas que han tomado para ciertas enfermedades. El vegetalista les advierte acerca del tipo de comida que deberán respetar y las recomendaciones que se requieren para la toma de ayahuasca.

A la derecha del vegetalista, Vicente Silvano está dando ayahuasca a un joven. Primero canta un ícaro para darle fuerza a la toma, y así el joven tendrá unas hermosas y sabias visiones. Cuando la persona recibe la calabacita con el brebaje, antes de tomarlo debe de rezarle a la ayahuasca, más o menos en éstos términos: “Abuela, por favor, permíteme ver aquellas cosas que deseo ver”. El deseo puede ser ver a la distancia a un pariente, encontrar alguna cosa, o la solución a un problema específico. “Por favor, Abuela, permíteme ver cuál es la enfermedad que me está aquejando, que enemigos tengo, que es lo que viene en mi vida”. 

Hecha la toma van a la habitación del centro de la casa a esperar las visiones. Las personas se sientan en un orden, no sólo en una posición. Es casi las nueve o diez de la noche, cuando todo está en completo silencio. Durante la sesión el vegetalista sopla humo de tabaco en la coronilla de sus cabezas, así como perfume o agua con alcanfor con su boca, dependiendo de su especialidad.

Después de un tiempo, si el vegetalista es católico, protestante o de cualquier otra religión, el comenzará a rezar a Jesús o a cualquier otra divinidad por ayuda, dependiendo de sus creencias, así ningún mal pasará. Entonces comienza a cantar un icaro, para llamar las visiones. (AMARINGO & LUNA, 1999)

Bibliografía:  Amaringo, Pablo, y Luis Eduardo Luna. Ayahuasca Visions. The religion iconography of a Peruvian Shaman. North Atlantic Books, 1999.