Las plantas sagradas son un poderoso vehículo que puede ayudarnos a reconectar con nosotros mismos y nuestra verdadera esencia. El camino de regreso hacia nosotros es nuestro recurso para tomar conciencia de nuestra propia sanación y partir de ahí para relacionarme en comunidad.
Creo que la posibilidad de comprensión que pueden facilitar las plantas no la ofrece nada más que este camino.
Gracias por la seriedad, la impecabilidad, el amor y la entrega para acompañar y materializar esta posibilidad.
— Lucy P. (Costa Rica)
La experiencia que tuve en la semana intensiva de plantas fue algo muy enriquecedor, mucha sanación en varios aspectos físicos, emocionales y crecimiento espiritual, al día de hoy sigo comprendiendo muchas situaciones de la vida. Es realmente es muy recomendable tomar esta experiencia al menos una vez en la vida, yo volvería a tener una experiencia así.
— Óscar V. (México)
Si una sigue la dieta previa, durante y después, la sanación consciente puede ser muy profunda. Está una más al servicio de la medicina y por tanto ella de nosotros. Somos un espejo la medicina y la persona, por eso ella es más profunda cuando hay más respeto al tomarla, en cualquiera de sus formas, hasta que, una sabe que el otro es también medicina.
— Evelyn A. (Costa Rica)
Cuando yo inicié en el camino de sanación, no sabía a lo que iba.
El universo puso en mi camino dos maestros que son mis guías Ixchel y Rigzin Ro que me han enseñado el camino de la medicina y la sanación.
El retiro de la Dieta de Plantas, cambio mi forma de ver las cosas y sentir mis emociones a flor de piel, con amor y consciencia; además de la entrega, el esfuerzo, la contención, el amor, la medicina y mis maestros.
Fue una semana que enfrenté muchos de mis miedos y me conocí un poquito más a mi misma.
Recomiendo a quién desee conocer de si mismo, tomar la medicina.
Iniciar la sanación, ayuda a comprender tantas cosas que cada vez quien eres.
El despacho es algo que todos en la vida tenemos que hacer, agradecer a nuestra Pachamama por todo lo que nos da y hacerlo desde una consciencia sanadora.
Me siento más fuerte, más segura, en caos constante porque primero necesitamos la oscuridad para poder ver la luz.. validando mis emociones, creciendo y ampliando conocimiento constantemente.
¡Que siga fluyendo la medicina!
¡Gracias Maestros!
— Ligia R (Costa Rica)
La adquisición de mayor capacidad para escuchar la voz interior.
¡Lo recomendaría ampliamente!
— Logan W. (México)
Antes de conocer esta hermosa forma de vida, siempre supe que algo me hacía falta.
Sobrevivía en la rutina que yo había decidido crearme mientras me quejaba, me victimizaba y sentía que el mundo entero lograba comerme viva sin que yo pudiera hacer nada.
Realmente mi vida empezó a cambiar cuando conocí a Ixchel. Llegué a ella gracias a mi trabajo con niños y niñas en estado de abandono o o cuidado temporal y no por coincidencia trabajaba con ellos... Desde ahí yo identificaba mi propia herida y trataba de sanarme a través de ellos...
Gracias al acompañamiento de esta gran maestra (Ixchel) y de Rigzin Ro con sus círculos medicina, constelaciones familiares y toda la sabiduría de sanación natural que comparten en comunidad, es que hoy puedo decir que he dejado de Sobrevivir y he empezado a Vivir con protagonismo, amor y fuerza como una persona adulta.
Esta última ceremonia con la abuelita Ayahuasca, el rebirthing y los despachos, ha sido una completa bendición a mi vida.
La experiencia que vivimos con tanto amor y con tanta comunidad fue como un reseteo para tomar todas mis fuerzas, honrar los nudos de mi vida que mantenía con lealtad y miedo, y dejarme llevar con pasión por mi caminar!
Me siento renacida en un hermoso Ser de luz con posibilidades infinitas porque estoy al servicio del Sí a la Vida aceptando todo tal cual es y decidiendo a mi paso con respeto y compromiso.
Gracias en verdad, infinitas gracias a Ixchel por ser un ser de Luz tan impresionante, gracias por el compartir, por la guía y su sabiduría... y gracias Rigzin Ro por tan hermosa vocación de vida espiritual, por enseñar con amor y humildad, gracias por ser un gran maestro. Les admiro profundamente y les deseo una feliz Vida; mucho amor a ambos... y como no, también a la familia del círculo medicina por ser y estar cada uno y cada una en este proceso.
Aquí sigue este caminar de Vida porque esto apenas comienza!
— Pam AcVe (Costa Rica)
Las plantas sagradas son un instrumento valiosísimo para contactar el mundo interno y así expandir la consciencia. Esta experiencia es absolutamente recomendada y necesaria.
— Humberto G. (Costa Rica)
Un diciembre hace dos años, un día desperté de la nada, pensando en la Ayahuasca y me puse a investigar.
En enero vi a Ixchel (en psicoterapia privada) sin saber que era una mujer medicina, le comenté sobre el tema y mi interés de buscar una manera segura de acercarme a las plantas pues en ese momento estaba en una búsqueda profunda de sanación y sentía que era mi último recurso para no morir atrapada por el caos.
Desde entonces, gracias a esa conversación, a pasitos cortos todo va cambiando desde adentro, he estado en los lugares más oscuros de mi vida y también en los más iluminados, pero creo que ha sido necesario para seguir creciendo y de una vez por todas tomar mi camino.
No sé como explicarlo, porque ahora no siento esa explosión de amor que veo en otras personas, pero me siento mas calma, más consciente y más conectada con la tierra.
Definitivamente, ha sido un proceso que está cambiando mi vida poco a poco pero de manera profunda y siento mucha gratitud de tener la oportunidad de pertenecer a esta gran familia medicina.
— S. (Costa Rica)
De manera particular, puedo decir que mi reconexión y el ser más consiente, ha sido un proceso más acelerado desde la primera vez que probé las plantas sagradas, las medicinas.

He estado más abierto a trabajar con emociones, a abrazar y comprender mis miedos y también a descubrir nuevas experiencias.

A reencontrar personas maravillosas que comparten alegría y amor, que comparten vida.

Los resultados de todo esto: he modificado hábitos negativos que tenía, reducido el consumo de alcohol, por ejemplo, buscar opciones más naturales para mi alimentación. Reducido también el stress en muchos sentidos. Reencontrar el amor con una pareja que es por demás mágica.

La forma en que llevan todo el proceso de las ceremonias y uso de las plantas sagradas, también me gusta mucho, el respecto, la vocación y el amor que ponen en ello por cada uno de ustedes.

El conocer los despachos, su significado, su proceso me ha llenado de mucha alegría.

A varias ocasiones de estar (en ceremonias) y compartir en este círculo medicina (la Dieta de Plantas), ha sido una experiencia continua de cosas positivas, desde los cantos, la música, el kambo, la ayahuasca, el rebirthing (comprender y reaprender el maravilloso milagro de la vida, a colocar en mi memoria física y mental una conexión positiva con estar aquí y en el constante ahora...) San Pedro, que de manera fenomenal me permitió ver “la vida en la vida” y entender otras energías que existen y no siempre estamos abiertos a comprender.

Gracias Circulo Medicina, por esta maravillosa experiencia, es un reinicio de la mente y del cuerpo en un ambiente seguro, con armonía y amor. Lleno de sanación y alimento para el espíritu.

Gracias a las personas que hicieron posible por su entrega y corazón en lo que hacen para que estemos ahí, compartiendo.

Gracias, Gracias, Gracias!

¡Ahó!
— L.D. (México
Con la toma de estas medicinas y la vivencia del retiro, he sentido un regreso a mi persona, un camino hacia mi centro y a una mejor esencia de mi ser. También un mayor arraigo hacia la vida con un sentimiento espiritual expandido, así como más amplia comprensión y aceptación hacia la muerte como una etapa de la vida.
Mucho agradecimiento y aprecio a lo sencillo y natural!
— R.A. (Costa Rica)
¿Qué si recomendaría a alguien tomar la medicina? Por supuesto que sí.
Personalmente, antes oía (y me parecía medio ridículo) que determinadas cosas pudieran cambiar la vida de alguien.... Hasta que me pasó a mí.
Hace ya casi 2 años de mi primer contacto con la Ayahuasca y el Kambo, me quito por completo mi adicción al cigarro. En mi caso, un inesperado “logro” que en realidad me cambio la vida. Luego de fumar durante muchos, muchos años, de 3 a cajetillas DIARIAS, de tener usualmente (ya era “normalmente”) accesos de tos que terminaban con una privación de conciencia por ahogamiento, y resignado a que de eso moriría y que ni siquiera se tocara el tema.... Lo cambie por casi 3 horas diarias de ejercicio por más de un año (actualmente en un receso). Pero mi calidad de vida es completamente otra.
Inicialmente y equivocadamente pensaba que solo me interesaba hacerlo (ceremonia de Ayahuasca y de Kambo) una vez en la vida, y con todos los temores del mundo. Nada más equivocado. Las Plantas Maestras son para incorporarlas a nuestra vida, que se convierte en más extraordinaria, con sus purgas, introspecciones y ese bienestar que nos brinda durante meses luego de su toma. Suelo recomendar ampliamente la toma de estas medicinas, por supuesto.
De hecho, procuro compartir las ceremonias con mi hija. Es el grado de confianza que tengo en la medicina, y en los excelentes facilitadores y amigos que he encontrado en Rigzin-Ro e Ixchel. Enhorabuena!
— Germán Chávez (México)
Hace unos meses fui diagnosticada con ansiedad y ataques de pánico por mi centro de salud.
Salí del retiro con sosiego en el alma (siento algo más allá de la paz). Me liberé de pesos que llevaba en mi alma y mi cuerpo que no me correspondía llevar, y cerré amorosamente procesos que tenía abiertos que me generaban ansiedad.
He descubierto que no tengo muchos miedos que tenía antes. Por ejemplo: en el retiro experimenté la Vida en el Universo y ahora tengo una nueva visión de ella, tanto así que miro la muerte diferente, sin desesperanza, con respeto, pero sin tanto temor.
Me siento más unida a la Vida y muy reconfortada con su energía.
Siento fuerza interior, luz, impulso, claridad, conciencia.
Aprendí sobre la humildad y por primera vez me siento tan a gusto conmigo que a veces me detengo donde estoy, sólo para sentir mi cuerpo, mi mente y mis emociones y disfrutar de estar conmigo.
En el Hospital están admirados con el avance en el tema de mi salud y se les hace increíble que yo no esté tomando de sus pastillas ni tratamientos :)
Gracias gracias gracias por tanto amor.
— Okuri (Costa Rica)
La primera vez que asistí a una ceremonia de ayahuasca iba con miedo, ya que no conocía el trabajo que la planta hacía en uno.
Con las diferentes ceremonias he aprendido que es un camino de mucho respeto, hacia uno mismo y hacía los demás. Donde es fundamental asistir sin expectativas, pero si con el corazón abierto, siendo cada ceremonia un nuevo aprendizaje.
Agradezco en estos encuentros a Ixchel y Rigzin Ro, quienes con mucho amor nos han acompañado en los procesos. Se les siente su fuerza, entrega, amor y cariño. Y cada ceremonia con ellos me siento en confianza y en familia.
Muchas gracias.
— Andrea P. (Costa Rica)
Sin duda ha sido un espacio de mucho crecimiento personal integral, especialmente en la apertura de la conciencia universal. La experiencia se mantiene, no tiene una conclusión específica y con el tiempo ocurren movimientos de sanación intensos.
— Eulile (Costa Rica)
Como ambos saben era mi primera experiencia con la medicina de plantas.
Al inicio más que reservas tenía miedo. Miedo de lo que me iba a encontrar de mí misma. Miedo de cómo iba a reaccionar mi cuerpo. Miedo a lo desconocido. Encontré cosas fuertes, algunas tristes y otras duras.
Experimenté malestar físico y un poco de ansiedad. También vi cosas chivísimas y que me encantaron. Conocí personas llenas pero llenas de amor. Creo que en general puedo decir que la experiencia ha sido de las más enriquecedoras que he vivido.
Me ha ayudado en mi camino de la conciencia, y aunque falta mucho por recorrer siento que ha sido un súper inicio, un despertar.
La seguridad que sentí dentro del grupo, tanto por parte de ustedes como de todos los que participamos del Círculo de Medicina fue muy importante durante el proceso, me dio mucha confianza y tranquilidad. De verdad me sentí parte de una gran familia.
Desde lo más profundo les agradezco a ustedes y al universo por el privilegio de esta experiencia.
Que si lo recomendaría?
Si, mucho. Con la mente y el corazón abiertos. Inclusive si estuvieran un poco resistentes como yo al inicio, también. Cuando el momento llega, llega.
Saludos y un gran abrazo!!
— Caro B. (Costa Rica)
En mi caso, asistí acompañada por mi esposo y mi hija y nuestro aprendizaje ha mejorado el convivir diario
Tenemos ideas más claras, menos dramas y con metas muchísimos más definidas.
— Olga P. (Costa Rica)
Evidentemente las circunstancias que me llevaron a transitar este camino han sido muy claras y precisas, justo he encontrado aquello que estaba buscando, cosas perdidas, olvidadas o bloqueadas y el proceso de sanación ha sido armónico y amoroso, comprendo mejor y reconozco mis procesos además que he aprendido a ser más agradecido con las personas y situaciones que me han conducido a mi presente donde soy más fuerte, sano, consciente y pleno.
Quisiera que todo el mundo, en especial mis seres más cercanos y queridos vivieran estas experiencias que nos acercan a la felicidad.
— Jerry Pozos (México)
Lo recomiendo totalmente. El camino de las medicinas me ha permitido despertar mi conciencia, sanar heridas profundas, conectar con mi verdadera esencia. Valorar más la vida, el amor, a mis seres queridos
— Laura (México)
Es inimaginable e indescriptible la experiencia de ir aproximándose al conocimiento de sí mismo de una forma tan genuina, y a la vez, ir descubriendo la inmensidad del amor, amor en acto, en presencia y en tan infinitas formas y manifestaciones.
— Evelyn S (Costa Rica)
El contacto con las plantas sagradas en un ambiente seguro y lleno de amor, es maravilloso en el proceso de crecimiento personal y colectivo.
Creamos comunidad en el amor, con respeto a las plantas y a la medicina, acompañadas por excelentes guías y maestros Rigzin Ro e Ixchel.
Agradezco la oportunidad de formar parte de este círculo medicina y sanar en comunidad.
— Estela (Costa Rica)
A casi un año de distancia de haber iniciado este camino, me parece gracioso recordar cuando mi querido amigo Pedro C. me decía: “Tienes que venir a conocer a la abuela (espíritu de la madre tierra)”. A pesar de sentir una gran inquietud de ir a su encuentro solo podía decir “Si, ya será en su momento” (por dentro lo único que sentía era temor y me decía a mí misma -aún no estoy preparada-).

En tanto me animaba a dar el paso consulte sobre el consumo de la “Ayahuasca” y sus posibles efectos, encontrándome con fuentes confiables y otras por el contrario de muy dudosa procedencia, así que leí de todo, comentarios a favor y en contra del consumo de estas medicinas ancestrales, desde quienes afirman que son un verdadero camino de sanación hasta para quienes representan una puerta de acceso a la más profunda oscuridad. Leer un poco de esto y un tanto de aquello solo me llevo a sentir confusión e incertidumbre, pero entre todo y a pesar del miedo decidí darme la oportunidad de experimentarlo por mí misma, haciendo caso a esa voz interna, ahí donde Dios nos habla a cada uno, que me decía hazlo y es así como ahora les puedo compartir lo que he vivido.

Tengo la bendición de haber llegado a un círculo medicina maravilloso, impulsado por el amor y la verdad, Rigzin Ro e Ixchel y cada uno de sus miembros (incluida yo ) somos las ramas de un inmenso árbol cuyo tronco es nuestra Madre Ayahuasca, “Pachamama”, “Gaia”, el espíritu de nuestra madre Tierra. Ella conoce nuestra luz y nuestra sombra, y nos hace conscientes de ellas, nos invita a abrazarlas, a hacerles frente, a observarlas, a dejar de resistirlas, potenciando la luz y desvaneciendo la oscuridad y lo hace de una forma en la que solo ella puede hacerlo, llena de amor compasivo, firme, fuerte, dulce y tierna, todo a la vez.

Describir un encuentro con ella es difícil porque cada uno es distinto, cada uno en sí mismo se vuelve un primer acercamiento, cada experiencia es única, se habla de visiones, mensajes, purgas, desbloqueo de emociones de este espacio y tiempo, y de todos los espacios y tiempos, y en efecto es así. Intentar comparar esta experiencia entre personas es imposible, cada quien tiene un encuentro muy personal con ella, con la gran abuela (siempre sabia). Lo único que acierto a decir es que no hay alguien que la reciba y se vaya con las “manos vacías”, conscientes de ello o no, (incluso si se cree que no se ve, no se siente, no se oye y no se purga nada), su amor sanador va ahí, al lugar exacto donde cada uno lo está necesitando, a nuestro cuerpo físico, mental, emocional, espiritual y ancestral.

Este puede ser o no tu camino espiritual, porque es verdad, no es el único; la meditación, la oración, la religión, etc. son otros medios para alimentar el alma y hacernos entrar en contacto con “el Gran Espíritu” que habita en cada uno y en el que todos somos uno; pero sea cual sea el camino que elijas quédate ahí donde tu corazón brinque de alegría y sientas que cada día das un paso hacia adelante para ser la mejor versión de ti misma, esa versión que estas llamada a ser!!


Yo como la primera vez, seguiré yendo a cada encuentro con mi Madre Ayahuasca con el corazón lleno de esperanza, amor y gratitud!!
— Chío Lazcano (México)