Madre Ayahuasca, Espíritu de la Selva, Abuelita, Planta Maestra... Medicina

La Ayahuasca es una Medicina que trabaja en todos los niveles de la persona: en el cuerpo, en las emociones, en la mente y en el espíritu. A través de su luz se activa el proceso de curación, libera emociones atrapadas, para ver -y verse- desde una posición ajena a uno mismo y así discernir el proceso individual.

 
Ayahuasca Medicina
 
 

Un proceso. 

Lo es para cada participante cuando siente el llamado, se prepara para la toma y posteriormente comparte su sentir; sus nuevos insights, lo que se ha dado cuenta y lo más importante, como la experiencia de la Ceremonia trasciende a la vida cotidiana en un cambio que permanece.  

Ésta es la bendición de nuestra Madre Planta. Ésta es la promesa que siempre nos ha dado y continúa cumpliendo la Ayahuasca. Pero también es la determinación de aquellos que transitan durante la toma de la Medicina despertando con su propia luz y sombra la conciencia inherente, donde se da la alquimia del poder curativo de la Naturaleza.

Es gracias a ustedes (ayllu), que se ha creado en torno a las Círculos de Medicina una celebración de vida y misterio que surge en cada toma. 

Mientras exista el camino para tener con nosotros la Ayahuasca, estaremos tomando y compartiendo su curación, amor y conciencia.

Urpillay Sonqollay
Rigzin Ro, 2016

 
 

Enseñanzas de un Maestro Vegetalista

Pláticas con el Maestro Lucho

Sobre enfrentar los miedos

Dentro de cabeza encontramos dos opciones: sí o no. Dentro de corazón encontramos sí. ¿Porqué? Porque, corazón está conectado con nuestro espíritu. Y nuestro espíritu es que sabe todo (...) Y en esta vida estamos para aprender. Y la ley del Universo, de sobre todo las cosas, que tú puedes ver más allá sobre todo, nivel de energía más alto, es el amor...

Aprender con las Plantas

Muy simple. Todas las cosas simples, las enseñanzas muy simples; y todo viene de nada (...) Y a veces cuando tú adentras (con la ayahuasca), si tú, no sabes, no puedes entender; no pienses, para, silencio. Porque a las finales todo vas a saber (...) Por eso siempre es de sentir, y observar y no pensar.  Siempre como yo les digo es aceptar...

¿Para qué tomar plantas?

(...) Es como todos nosotros nacemos, venimos a nacer a este mundo con una energía, con más luz. Muchas veces esta luz, esta energía que nosotros tenemos no da para entender la vida, venimos hacia la naturaleza y tomamos nuestra planta, y cargamos nuestra energía; y al cargar nuestra energía da más luz y empiezas a ver más allá...

 

La Planta que nos puede ayudar a sanar como civilización

 
Planta Ayahuasca

Si la ayahuasca nos ayuda a sanarnos a nivel individual, ¿Cómo nos puede ayudar a sanar nuestra civilización? 

A nivel social, la ayahuasca es un potente cohesionador de la colectividad. Un efecto de su poder visionario es la percepción de la totalidad, el desarrollo de una consciencia mística más aguda y, sobre todo, el sumergirse en la espiritualidad en el sentido más amplio y laico del término. 

Todo esto significa desarrollar respeto por nuestros semejantes, volver a sacralizar el medio ambiente, tomar consciencia de nuestra conexión con el entorno…

 Lo cual permitirá desarrollar nuestro atrofiado sentido del “philia”: el sentir amor, humildad y reconocimiento ante lo que es más grande que uno mismo; algo que ya es en sí una forma de sabiduría.

Dr. Josep Ma. Fábregas
Prólogo del libro: Ayahuasca, la enredadera del río celestial de Claudio Naranjo

 

 
 
 
 
Nuestra Madre Tierra provee de las plantas y animales con propiedades medicinales para todo tipo de enfermedad, según la región y estación del año.
Así también provee de ciertas personas con el destino de contactar con el Gran Espíritu que está dentro y fuera de todo. Con el Cielo y con la Tierra, para que tras un proceso particular de iniciación, puedan recibir la sabiduría y las energías medicinas.
En la tradición vegetalista, estas energías se reciben en la soledad y ascética de “la dieta” para mantenerlas en el cuerpo y así ser uno con el Espíritu de las Plantas Maestras y Curanderas.
Ellas vienen sin llamarlas, siempre atienden, pero cuando se les llaman, también acuden. Este llamado se da a través de cantos, que responden a la plegaría que se les pide en el Círculo Medicina.
 
 
 
 
Ayahuasca Madre de las Plantas, el poder de tu medicina limpia mi espíritu, limpia mi cuerpo

"Mamancura Yari-ri Icaro"
Maestro Vegetalista Don José Campos

 
En tu encuentro me encuentro. Eres espejo de conciencia, reflejo de lo que reconozco, y aquí solo hay amigos, hermanas, maestros, continuidad, medicina, perfección y armonía. Que siga fluyendo el tiempo, ya que cada momento por pequeño o grande, nos recuerda lo que ya somos Rigzin Ro (2017)

En tu encuentro me encuentro. Eres espejo de conciencia, reflejo de lo que reconozco, y aquí solo hay amigos, hermanas, maestros, continuidad, medicina, perfección y armonía.
Que siga fluyendo el tiempo, ya que cada momento por pequeño o grande, nos recuerda lo que ya somos

Rigzin Ro (2017)

 
Las plantas maestras cumplen dos propósitos en el ser humano: sanar y abrir. Como sanadoras, curan el cuerpo, la mente y el espíritu. Como llaves, abren la percepción. Abren la mente, el cuerpo y el espíritu también.
La peculiaridad es que las plantas maestras, a diferencia de cualquier otro estímulo u objeto tangible o intangible en este mundo (religiones, filosofías, artes, deportes, disciplinas, etc), impulsan al ser humano con una fuerza y velocidad asombrosas. Y ese impulso está direccionado al misterioso y profundo océano del espíritu.
Muchas personas comparan una sola sesión de ayahuasca con años de psicoanálisis. Y es cierto. La comparación tal vez puede aplicar también a años de meditación, Tai chi, Qi gong, ascetismo, etc, etc.
Es por eso que, quien decida tomar el camino, debe ofrendar disciplina y respeto. Impecabilidad y sobriedad. De otra forma, el impulso poderoso, cósmico, trepidante, ardiente, que ofrecen las plantas quedará en una experiencia psicodélica o a lo mucho someramente mística. Otra cosa: el camino también exige, aparte de disciplina y respeto... amor.
Así que, cualquiera que sea el propósito de quienes lean estas palabras ...sea para sanarse o para saltar a las profundidades del universo... que el gran espíritu del águila y los espíritus maestros y guardianes del lugar los guíen a buen puerto. Ese puerto seguramente será el inicio de un camino con corazón.
Tlazocamati.
Ocelotl (2017)
 
 
aho