Visión 3 - Ayahusca y Chacruna

  En esta pintura, Pablo Amaringo describe desde su propia visión y conocimiento, como es el matrimonio de las plantas que forman la Medicina. La liana de la Ayahuasca (Banisteropsis Caapi) y la Chacruna (Psychotria viridis), que juntas es como actúa para dar visiones y curación.

En esta pintura, Pablo Amaringo describe desde su propia visión y conocimiento, como es el matrimonio de las plantas que forman la Medicina. La liana de la Ayahuasca (Banisteropsis Caapi) y la Chacruna (Psychotria viridis), que juntas es como actúa para dar visiones y curación.

 

Aquí vemos a las dos plantas que se necesitan en la preparación del brebaje. Por detrás de la liana está la Serrpiente de la Ayahuasca, negra con colores amarillo, naranja y azul, rodeado de un aura amarilla. La otra, es la Serpiente de la Chacruna, representada en colores brillantes y luminosos. De su boca sale una radiación violeta rodeada de rayos azules. La serpiente de la chacruna penetra a la serpiente de la ayahuasca, produciendo el visionario efecto de estas dos plantas maestras.

A la izquierda vemos al maestro y sus discípulos cubiertos por la radiación de la ayahuasca y la chacruna. El efecto en el sistema nervioso se siente en la punta de los dedos de los pies y manos, en las orejas, labios, ojos y nariz. Es por esto que, estas plantas están coloreadas de rojo. El efecto combinado de estas plantas maestros es esotérico; debido a las propiedades supernaturales, el cuerpo físico puede percibir de una manera nueva, que podría abrumarse en esta nueva percepción. Esta nueva dimensión es percibida en el cuerpo por la coronilla de la cabeza, por ello el aura estimula la glándula que está ubicada entre el entrecejo.

En la parte superior izquierda vemos al pájaro llamado rompe-mortajas que ha sido transformado en una hoja de tabaco. Debajo vemos a la gran reina con un cetro dorado, su nombre es Mariquita Toé, quien es una doctora con gran conocimiento. Debajo de ella vemos a la legendaria hada Quetfael, quien conoce acerca de medicina y belleza paranormal.

Detrás de la serpiente de la chacruna vemos al Gran Sílfide Resfenel, el guardián de varias constelaciones. Lo vemos rodeado de meteoros y brillantes zafiros que iluminan sus ropas. A la derecha vemos al Gran Jardinero con un bastón dorado y una pipa con forma de serpiente. Este ser tiene el rango de Sátrapa Pitónico, y siempre cuida a la planta de la ayahuasca. El Grillo que se ve detrás hace sonar su alarma cuando alguien corta la liana sin hacer antes una ofrenda. Si la ofrenda es realizada, escucha las oraciones, que cuando la ayahuasca es tomada dará efectos positivos. Las calaveras recuerdan que uno tiene que preparar previamente su cuerpo para poder tomar esta planta maestra.

Bibliografía:  Amaringo, Pablo, y Luis Eduardo Luna. Ayahuasca Visions. The religion iconography of a Peruvian Shaman. North Atlantic Books, 1999.